Melodía Cíngara

Sprache: Spanisch.
eBook epub

Dieses eBook können Sie auf allen Geräten lesen, die epub-fähig sind. z.B. auf den tolino oder Sony Readern.

Häufig gestellte Fragen zu epub eBooks und DRM

Thea, Princesa de Kostas, no estaba dispuesta a casarse por conveniencias de Estado con el anciano Rey Otho, Monarca de un país vecino y a quien su Padre pretendía imponerle.
Para evitarlo, la Princesa decidió huir del Palacio y cabalgando llega a … weiterlesen
eBook epub

2,99 *

inkl. MwSt.
Sofort lieferbar (Download)
Machen Sie jemandem eine Freude und
verschenken Sie einen Download!
Ganz einfach Downloads verschenken - so funktioniert's:
  1. 1 Geben Sie die Adresse der Person ein, die Sie beschenken
    möchten. Mit einer lieben Grußbotschaft verleihen Sie Ihrem
    Geschenk eine persönliche Note.
  2. 2 Bezahlen Sie das Geschenk bequem per Kreditkarte,
    Überweisung oder Lastschrift.
  3. 3 Der/die Geschenkempfänger/in bekommt von uns Ihre Nachricht
    und eine Anleitung zum Downloaden Ihres Geschenks!
Melodía Cíngara als eBook epub

Produktdetails

Titel: Melodía Cíngara
Autor/en: Barbara Cartland

EAN: 9781782132905
Format:  EPUB
Sprache: Spanisch.
Barbara Cartland Ebooks ltd

14. März 2014 - epub eBook - 198 Seiten

Beschreibung

Thea, Princesa de Kostas, no estaba dispuesta a casarse por conveniencias de Estado con el anciano Rey Otho, Monarca de un país vecino y a quien su Padre pretendía imponerle.
Para evitarlo, la Princesa decidió huir del Palacio y cabalgando llega a un sorprendente lugar...
Ignoraba que al decidir quedarse en ese lugar, iba al encuentro de su destino y entre la realidad y el ensueño viviría una aventura que jamás podría olvidar. Todo esto y más es relatado en esta romántica novela de Barbara Cartland.


*Originalmente publicada como:
-Melodía Cingara por Harlequín Española S.A.
-La Princesa Apasionada por Harmex S.A. de C.V.

Portrait

Colección Eterna debido a las inspirantes historias de amor, tal y como el amor nos inspira en todos los tiempos. Los libros serán publicados en internet ofreciendo cuatro títulos mensuales hasta que todas las quinientas novelas estén disponibles.
La Colección Eterna, mostrando un romance puro y clásico tal y como es el amor en todo el mundo y en todas las épocas.

Leseprobe

Capítulo 1
1870


LA Princesa Thea canturreaba mientras descendía por una escalera lateral.

Iba pensando que era una lástima que la mejor parte del palacio estuviera reservada exclusivamente para las Recepciones Reales.

A ella le gustaba mucho la Escalinata de Honor con sus adornos dorados y la baranda de cristal.

Le encantaban las pinturas que colgaban de las paredes y las imponentes chimeneas esculpidas por artistas italianos. A su abuelo se debía que aquel palacio fuera uno de los más impresionantes de los Balcanes.

La Princesa suponía que lo había hecho para contrarrestar la pequeñez y falta de importancia de Kostas, su país. Sospechaba también que su abuelo padecía de cierto complejo de inferioridad, pues siempre había insistido en estar rodeado de toda la pompa y la grandeza que corresponden a la Monarquía.

Había impuesto a sus descendientes tales ideas y la Princesa Thea fue bautizada como Sydel Niobe Anthea.

Pero ella había rechazado aquella retahíla de nombres desde el momento en que pudo hablar.

Desde un principio se hizo llamar simplemente Thea, y la familia se acostumbró a nombrarla así.

Entró en el comedor, una estancia agradable, no demasiado impresionante, bañada por la luz del sol.

Allí se encontraba, desayunando, su Hermano Georgi, que observó al verla entrar,

–¡Llegas tarde!

–Sí, lo sé– respondió Thea– La mañana es deliciosa y Mercurio pareció volar por encima de todos los obstáculos.

Tomaban un desayuno muy a la inglesa, porque su padre, el Rey Alpheus de Kostas, había pasado gran parte de su juventud en Inglaterra e incluso obtuvo un título en la Universidad de Oxford.

Por lo tanto, seguía m
uchas costumbres británicas e insistía en que sus hijos hablaran inglés.

Esto no resultaba difícil para Thea y Georgi, quienes habían aprendido todos los idiomas de los países balcánicos que los rodeaban.

En alguna ocasión, Georgi había comentado que, después de aquello, aprender inglés había sido como una diversión. Thea se sentó a la mesa.

Su mente estaba aún en el paseo que había disfrutado.

–A propósito, las cercas deberían de ser más altas– dijo mientras empezaba a comer.

–Lo sé– convino su Hermanó–. Debes encargarte de eso.

–¿Por qué yo?

–Porque yo me marcho mañana.

–¿Mañana?– se sorprendió Thea–. ¿A dónde?

Georgi la miró con cierta petulancia.

–Me voy a París. ¡Pero no debes decírselo a Mamá! Ella cree que voy a hacer una visita Semioficial al Ejército Francés.

–¿Vas a París otra vez?– preguntó Thea–. No entiendo por qué no puedes quedarte aquí.

Su Hermano sonrió.

–Puedo responder con facilidad a tu pregunta. París es muy divertido y las mujeres son fantásticas.

Thea lo miró fijamente.

–¿Quieres decir que sólo vas a divertirte?

–Creo que esa es la expresión más adecuada.

–¿Y vas solo?

–No lo estaré por mucho tiempo.

–¡Llévame contigo! ¡Por favor, llévame contigo!– suplicó Thea.

–No creo que Mamá lo autorice– se burló Georgi.

–Podríamos decir que yo me quedaré en ca
sa de una de tus amigas.

–Mamá no estaría de acuerdo.

–¿Por qué no?

–Porque mis amigas son fascinantes, pero, ciertamente, no la compañía idónea para una Princesa.

Thea hizo un gesto de disgusto.

–¡Oh!, ¿por qué no nacería hombre?

–¡Ya descubrirás que hay muchos encantados de que seas mujer!

Thea lo miró con ironía.

–¿Hombres?– preguntó–. Jamás los veo, salvo a los viejos cortesanos que prácticamente tienen ya un pie en la tumba.

Su hermano se sirvió más café.

–Tienes algo de razón en lo que dices..., pero resulta que Papá anda concertando tu matrimonio. Anoche estuvimos hablando al respecto.

Thea quedó como paralizada.

–¿Mi... mi matrimonio?– dijo en voz baja.

–Ya tienes dieciocho años– le recordó su hermano–, Papá cree que debe contribuir al prestigio del país casándote con uno de nuestros vecinos más distinguidos.

–¿Quién?– se alarmó Thea.

–Parece muy probable que sea el Rey Otho de Kanaris.

Hubo un silencio abrumador hasta que Thea preguntó,

–¿Hablas en serio?

–Parece que no hay otro.

–Pero... ¡pero si es mucho más viejo que Papá!

–Sí..., pero su país es el doble que el nuestro.

–¿Y qué? ¿Voy a casarme con un anciano como ése? La última vez que lo vi tenía ya el cabello y la barba completamente blancos.

–Comprendo que es un poco duro para ti– concedió Georgi–, pero tienes que casarte con alguien.

–Yo quiero casarme co
n un hombre joven, ¡alguien de quien esté enamorada!

Georgi se reclinó en su silla.

–Thea, sabes tan bien como yo que, como pertenecemos a la Realeza, debemos someternos a las circunstancias. ¡Piensa en tu país antes que en ti misma!

–Pues si es eso lo que realmente piensas, ¿por qué no te casas tú?

Hubo un silencio antes de que Georgi respondiera,

–Papá está buscándome ya algún buen partido. ¡Seguramente, alguna dama gorda, simplona y aburrida!

Se encogió de hombros y añadió,

–Por eso deseo ir a París, ¡a divertirme mientras pueda!– había cierta amargura en el tono del joven Príncipe.

Thea preguntó con voz casi inaudible,

–¿Tengo que hacerlo?

–Tú sabes la respuesta– repuso su hermano.

–¡Tiene que haber alguien mejor que el Rey Otho!

–Eso fue lo que yo le dije anoche a Papá, pero él me indicó que casi todos nuestros vecinos están casados ya y con muchos hijos, son viudos como el Rey Otho o misóginos como el Rey Arpad.

–¿Qué es un misógino?– preguntó Thea.

–Un hombre que detesta a las mujeres. Por lo general ocurre cuando un hombre ha tenido una relación amorosa desgraciada que lo deja amargado para el resto de su vida.

–¡Pero tiene– que haber algún otro!– insistió Thea, desesperada.

–Lo siento, hermanita, Papá y yo estudiamos todas las posibilidades y no pudimos encontrar nada mejor.

–¡Es injusto!– casi gritó Thea–. ¡No me casaré con él! ¡Me niego!

Hablaba con vehemencia, pero en el fondo sabía que, de no presentarse otra al
ternativa, no le quedaría más remedio que casarse con el viejo Rey.

Era consciente de que su Padre, en su afán de mejorar la situación de Kostas, se mostraría muy obstinado y lo que ella dijera no le haría el menor efecto.

Miró a Georgi y a sus ojos acudieron las lágrimas cuando le suplicó,

–¡Ayúdame, Georgi, por favor, ayúdame!

–Ojalá pudiera hacerlo –respondió su Hermano–. Desafortunadamente, yo me encuentro en el mismo barco que tú. El mes próximo cumpliré veintidós años y Papá ya me ha dicho que debo casarme en el plazo de un año y proporcionar más herederos al Trono.

Thea se levantó de la mesa.

–¡Todo esto me enferma!

Se acercó a la ventana para mirar el bien cuidado Jardín, lleno de flores primaverales.

En realidad lo que le parecía ver era la cara surcada de arrugas del Rey Otho.

Jamás había imaginado que tendría que casarse con un hombre como aquél.

Como pasaba mucho tiempo sola después de que su hermano se marchó al Colegio y al Ejército, Thea había leído muchos cuentos de hadas... y se los creía hasta el punto de convertirlos en parte de su existencia. Por eso siempre había soñado que, algún día, un Príncipe alto y apuesto llegaría a su vida, se enamorarían uno del otro, se casarían...

Su marido comprendería cuánto significaban para ella la belleza del paisaje, las altas montañas de picos nevados que rodeaban Kostas, el río plateado que corría por el valle entre verdes prados... Los campesinos eran pobres, pero siempre tenían suficientes frutas y verduras y las mujeres eran notables por la belleza de su
piel.

Kostas se encontraba junto a la Frontera Sur de Hungría. La sangre de ambos países se había mezclado en el curso de los años, lo cual explicaba que muchas de sus mujeres tuvieran el cabello rojo tan característico de los húngaros. El de Thea era de un rojizo dorado, por lo que bajo la luz del sol hacía pensar en llamas danzarinas. Con aquel pelo, era casi inevitable que sus ojos fueran verdes; pero cuando Thea se alteraba, se le oscurecían hasta adquirir un tono casi púrpura.

La joven Princesa no tenía idea de que su hermano la observaba pensando que en los últimos años se había convertido en una belleza y con el tiempo se pondría más bonita aún. Era lamentable que no hubiera algún candidato más adecuado que el Rey Otho para convertirse en esposo de su hermana, pero él, Georgi, no podía hacer nada al respecto. En realidad, ya había hecho lo posible al discutir con su Padre hasta que éste, desesperado, le espetó,

–¡No seas más torpe de lo que sueles! No somos lo bastante importante como para ser tenidos en cuenta por la Realeza de los Países más...


Technik

Dieses eBook wird im epub-Format geliefert und ist mit einem Wasserzeichen versehen. Sie können dieses eBook auf vielen gängigen Endgeräten lesen.

Sie können dieses eBook auf vielen gängigen Endgeräten lesen.

Für welche Geräte?
Sie können das eBook auf allen Lesegeräten, in Apps und in Lesesoftware öffnen, die epub unterstützen:

  • tolino Reader
    Öffnen Sie das eBook nach der automatischen Synchronisation auf dem Reader oder übertragen Sie es manuell auf Ihr tolino Gerät mit der kostenlosen Software Adobe Digital Editions.

  • Andere eBook Reader
    Laden Sie das eBook direkt auf dem Reader im Hugendubel.de-Shop herunter oder übertragen Sie es mit der kostenlosen Software Sony READER FOR PC/Mac oder Adobe Digital Editions.

  • Für Tablets und Smartphones: Unsere Gratis tolino Lese-App
         

  • PC und Mac
    Lesen Sie das eBook direkt nach dem Herunterladen über "Jetzt lesen" im Browser, oder mit der kostenlosen Lesesoftware Adobe Digital Editions.

Die eBook-Datei wird beim Herunterladen mit einem nicht löschbaren Wasserzeichen individuell markiert, sodass die Ermittlung und rechtliche Verfolgung des ursprünglichen Käufers im Fall einer missbräuchlichen Nutzung der eBook-Datei möglich ist.

Bitte beachten Sie: Dieses eBook ist nicht auf Kindle-Geräten lesbar.

Ihr erstes eBook?
Hier erhalten Sie alle Informationen rund um die digitalen Bücher für Neueinsteiger.

Mehr aus dieser Reihe

zurück
Un Matrimonio Inesperado
eBook epub
von Barbara Cartland
La Bella Indómita
- 22% 6
eBook epub
von Barbara Cartland
Statt € 4,49 6
Los Caminos del Amor
eBook epub
von Barbara Cartland
Odio A Prima Vista
eBook epub
von Barbara Cartland
La Novia Substitutua
eBook epub
von Barbara Cartland
vor
Servicehotline
089 - 70 80 99 47

Mo. - Fr. 8.00 - 20.00 Uhr
Sa. 10.00 - 20.00 Uhr
Filialhotline
089 - 30 75 75 75

Mo. - Sa. 9.00 - 20.00 Uhr
Bleiben Sie in Kontakt:
Sicher & bequem bezahlen:
akzeptierte Zahlungsarten: Überweisung, offene Rechnung,
Visa, Master Card, American Express, Paypal
Zustellung durch:
1 Mängelexemplare sind Bücher mit leichten Beschädigungen, die das Lesen aber nicht einschränken. Mängelexemplare sind durch einen Stempel als solche gekennzeichnet. Die frühere Buchpreisbindung ist aufgehoben. Angaben zu Preissenkungen beziehen sich auf den gebundenen Preis eines mangelfreien Exemplars.

2 Diese Artikel unterliegen nicht der Preisbindung, die Preisbindung dieser Artikel wurde aufgehoben oder der Preis wurde vom Verlag gesenkt. Die jeweils zutreffende Alternative wird Ihnen auf der Artikelseite dargestellt. Angaben zu Preissenkungen beziehen sich auf den vorherigen Preis.

3 Gutscheinbedingungen
Ihr Gutschein LIEBE14 gilt bis einschließlich 19.02.2020. Sie können den Gutschein ausschließlich online einlösen unter www.hugendubel.de. Keine Bestellung zur Abholung in der Buchhandlung möglich. Der Gutschein ist nicht gültig für gesetzlich preisgebundene Artikel (deutschsprachige Bücher und eBooks) sowie für preisgebundene Kalender, Tonieboxen, tolino eReader und tolino select. Der Gutschein ist nicht mit anderen Gutscheinen und Geschenkkarten kombinierbar. Eine Barauszahlung ist nicht möglich. Ein Weiterverkauf und der Handel des Gutscheincodes sind nicht gestattet.

4 Der gebundene Preis dieses Artikels wird nach Ablauf des auf der Artikelseite dargestellten Datums vom Verlag angehoben.

5 Der Preisvergleich bezieht sich auf die unverbindliche Preisempfehlung (UVP) des Herstellers.

6 Der gebundene Preis dieses Artikels wurde vom Verlag gesenkt. Angaben zu Preissenkungen beziehen sich auf den vorherigen Preis.

7 Die Preisbindung dieses Artikels wurde aufgehoben. Angaben zu Preissenkungen beziehen sich auf den vorherigen Preis.

* Alle Preise verstehen sich inkl. der gesetzlichen MwSt. Informationen über den Versand und anfallende Versandkosten finden Sie hier.