El Disfraz de la Inocencia

Sprache: Spanisch.
eBook epub

Dieses eBook können Sie auf allen Geräten lesen, die epub-fähig sind. z.B. auf den tolino oder Sony Readern.

Häufig gestellte Fragen zu epub eBooks und DRM

Davina, a quien la ausencia obligada de su Padre le había impedido ser presentada en Sociedad, recurrió a una amiga solicitándole trabajo, ya que su Madre con quien vivía eventualmente en Londres, había caído enferma. Esta circunstancia la llevaría, … weiterlesen
eBook epub

2,99 *

inkl. MwSt.
Sofort lieferbar (Download)
Machen Sie jemandem eine Freude und
verschenken Sie einen Download!
Ganz einfach Downloads verschenken - so funktioniert's:
  1. 1 Geben Sie die Adresse der Person ein, die Sie beschenken
    möchten. Mit einer lieben Grußbotschaft verleihen Sie Ihrem
    Geschenk eine persönliche Note.
  2. 2 Bezahlen Sie das Geschenk bequem per Kreditkarte,
    Überweisung oder Lastschrift.
  3. 3 Der/die Geschenkempfänger/in bekommt von uns Ihre Nachricht
    und eine Anleitung zum Downloaden Ihres Geschenks!
El Disfraz de la Inocencia als eBook epub

Produktdetails

Titel: El Disfraz de la Inocencia
Autor/en: Barbara Cartland

EAN: 9781782133025
Format:  EPUB
Sprache: Spanisch.
Barbara Cartland Ebooks ltd

14. März 2014 - epub eBook - 198 Seiten

Beschreibung

Davina, a quien la ausencia obligada de su Padre le había impedido ser presentada en Sociedad, recurrió a una amiga solicitándole trabajo, ya que su Madre con quien vivía eventualmente en Londres, había caído enferma. Esta circunstancia la llevaría, tras una larga relación de imprevistos, y adoptando una falsa identidad, a realizar el sueño de su vida: acudir al Baila más famoso de la Temporada Social.
Como en el Baile conoce al Duque de Norminster, y como descubre un complot para chantajearlo. De ahí en adelante lo que había empezado como un juego se convertiría en algo auténtico más, al haber engañado al Duque respecto a su personalidad... tenía que desaparecer.

Portrait

Colección Eterna debido a las inspirantes historias de amor, tal y como el amor nos inspira en todos los tiempos. Los libros serán publicados en internet ofreciendo cuatro títulos mensuales hasta que todas las quinientas novelas estén disponibles.
La Colección Eterna, mostrando un romance puro y clásico tal y como es el amor en todo el mundo y en todas las épocas.

Leseprobe

Capítulo 1
1871


SIR William Jenner miró fijamente a Davina.

–Me temo, Señorita Brantforde, que la salud de su madre está muy quebrantada– dijo.

Aquello era lo que la muchacha había esperado escuchar, por lo que se mantuvo en silencio.

Sus ojos permanecieron fijos en el rostro del médico real cuando éste continuó diciendo:

–Es como consecuencia de haber sufrido demasiado y por la preocupación que siente por su padre.

–Si al menos tuviéramos noticias de Papá– murmuró Davina–. Pero hace dos meses que no sabemos nada de él.

–Eso debe ser desesperante– estuvo de acuerdo Sir William–. Mientras tanto, debemos hacer todo cuanto podamos para mantener optimista a su madre y evitar que se preocupe.

Davina pensó que aquello era imposible, mas de nada serviría decirlo.

–Ya he hablado con su Doncella– continuó diciendo Sir William–, quien me ha prometido hacer que descanse todo lo posible, que reciba pocas visitas y que tome la medicina que yo le enviaré más tarde.

–Ha sido usted muy amable– le agradeció Davina–. Verdaderamente estoy muy inquieta por Mamá.

–Cuide de que coma alimentos muy nutritivos– le indicó Sir William.

El doctor se dirigió hacia la puerta mientras hablaba y Davina lo siguió.

Luego, le dio una palmadita en el hombro y dijo:

–Anímese, Querida. Estoy seguro de que todo cambiará tan pronto como su padre regrese.

–Estoy segura de que así será. Muchas gracias por venir. Davina abrió la puerta principal.

Sir William salió de la casita situada en Islington Square y se subió a su elegante faetón tirado por dos caba
llos. En el pescante viajaba el cochero y un palafrenero, que le cerró la puerta. Tras despedirse el doctor con el sombrero, el vehículo se alejó.

Davina emitió un suspiro.

Observó alejarse el carruaje, entró en la casa y cerró la puerta tras ella.

Sabía que los honorarios de Sir William Jenner serían muy elevados. Pero estaba tan preocupada por su madre, que pensó que el gasto era necesario. En realidad, el doctor no le había dicho nada que ella ya no supiera. El único problema era que Lady Brantforde extrañaba mucho a su esposo.

Se encontraba éste en una misión secreta para el Ministerio del Exterior y cuando su madre no recibía noticias de su esposo durante algún tiempo temía lo peor.

"¿Qué puedo hacer?", se preguntó Davina.

Entonces recordó que tenía otro problema igualmente apremiante: estaban escasas de dinero.

Sir Terence había pertenecido al servicio diplomático hasta que se retiró, cuando contrajo matrimonio. Poseía un gran conocimiento de idiomas, por lo que el Ministerio del Exterior solía llamarlo para pedirle su ayuda cuando se encontraba en algún grave problema.

Su padre nunca hablaba de sus misiones. Simplemente, viajaba a algún país extraño, por lo que Davina nunca estaba segura de lo que hacía.

Ahora, hacía ya cuatro meses, que el Conde de Granville, Secretario del Exterior, lo había mandado llamar. Una semana más tarde, había desaparecido.

Davinia acababa de cumplir los dieciocho años y le habían prometido una temporada en Londres.

En ausencia de su padre, tuvieron que cerrar la pequeña mansión familiar en la que residían en el campo.

Algunos meses antes, Sir Terence habí
;a hecho arreglos para alquilar una casa poco costosa, aunque sí muy atractiva, en Islington Square.

Hizo muchos planes para su hija, a la que adoraba, mas la noche antes de su partida Sir Terence le había dicho:

–Lo siento, Querida, pero el deber siempre es lo primero. Por lo menos, así ha sido siempre en mi vida.

–Por supuesto que debes hacer lo que te piden, Papá– respondió Davina–. Pero, por favor, regresa lo más pronto que puedas. La estancia en Londres no será igual sin ti.

–Te prometo que no estaré ausente un día más de lo necesario– le prometió Sir Terence.

Ahora ya era julio, la Temporada Social casi había terminado y ella no pudo asistir ni a un solo baile o recepción.

Al principio, su madre, simplemente, había esperado, creyendo que Sir Terence aparecería en cualquier momento, pues se sentía incapaz de enfrentarse al Mundo Social por sí sola.

Sir Terence era quien mejor sabía elegir a las personas adecuadas, y se habría puesto en contacto con quienes, de buena gana, hubieran recibido a su esposa y a su hija cuando él lo desease.

Mas, en su ausencia, ellas no tenían ni idea de cómo hacerlo. Ahora ya habían pasado dos meses en Londres y Davina deseaba no haber dejado el campo.

Allí, por lo menos, podía montar y se sentía a gusto con su madre y sus vecinos.

Los días se hacían cada vez más largos cuando su madre empezó a perder, poco, a poco, el interés por todo.

Se pasaba las horas pendiente del cartero, en espera de alguna noticia de su esposo.

"¿Qué lo puede estar reteniendo?", se preguntaba una y otra vez, pero no había respuesta.

Ahora, Davina entró en la salita donde solían sentars
e cuando su madre bajaba del dormitorio.

Su mirada fue a parar a un montón de facturas que estaban depositadas sobre una mesa junto a la ventana.

Sir William había insistido en que su madre debía comer los mejores alimentos, pero ella sabía que eso era caro. Los pollos tiernos, que en el campo eran muy baratos, en Londres costaban una fortuna. Lo mismo ocurría con los huevos frescos, la mantequilla y la crema.

Davina atravesó la habitación y se quedó mirando los recibos, como si éstos la atrajeran igual que un imán.

Al partir, Sir Terence les dejó una considerable cantidad de dinero para los gastos de la casa. Pero él había calculado regresar al término de un mes ó no más de dos.

Incluso habló de llevarla a las carreras de Ascot al principio de junio, y de presentarla en un salón a fines de mayo.

"¿Qué le puede haber ocurrido?", se preguntó, y se estremeció ante sus propios pensamientos.

Decidió que tenía que mantener optimista a su madre, así que lo primero que tenía que hacer era mostrarse optimista ella misma.

Sin embargo, el problema del dinero era apremiante. La servidumbre era muy poca. Bessie, la cocinera, había servido en la casa durante doce años y no podían deshacerse de ella. También estaba Amy, quien ya estaba cerca de los cincuenta y estaba con ellos desde que vivían en el campo hacía ya varios años. El otro miembro del servicio era la doncella de su madre quien fuera nana de Davina cuando era pequeña. Nanny era un miembro más de la familia y era imposible prescindir de ella

"Podríamos volver al campo", se dijo, "pero si Papá regresa, se enfadará si no nos encuentra aquí, esperándolo, tal y como nos lo pidió".

Caminó hacia el otro lado de la salita. Se quedó mirando una acuarela que pensaba había sido pintada por el dueño de la casa. No se trataba de una pintura muy buena y Davina se dijo:

"Yo lo puedo hacer mejor".

Entonces le vino una idea.

Se preguntó por qué no se le habría ocurrido antes. Ella tenía dos habilidades: podía pintar y podía coser. Cuando pensó en sus pinturas, se acordó de su maestra. Había sido muy tonta al no ponerse en contacto con Lucy cuando llegó a Londres.

Siempre había pensado en hacerlo.

No obstante, había estado esperando a que su madre se pusiera bien para alquilar un carruaje y dirigirse a la tienda que Lucy Crofton poseía cerca de la Calle Bond.

"¡Iré a ver a Lucy de inmediato!", se decidió Davina.

Corrió escaleras arriba.

Tal y como imaginara, se encontró a Amy arreglando su habitación.

–Ponte tu sombrero, Amy– le dijo–. Vamos a salir.

–No tengo tiempo para eso, Señorita Davina– protestó Amy–. ¿Y a dónde iremos?

–Voy a ver a la Señorita Lucy Crofton– respondió Davina–. ¿Te acuerdas de ella?

–Claro que me acuerdo de ella– respondió Amy–. He oído decir que ahora es muy importante. ¡Demasiado importante, quizá, como para querer recibir a unas campesinas como nosotras!

Amy hablaba con la confianza de una Sirvienta de muchos años. Nunca se acordaba de que Davina ya había crecido.

–¡Tonterías!– exclamó Davina–. Lucy sí querrá verme y ahí es a donde voy a ir. Así que si no vienes conmigo, Amy, me iré sola.

Davina sabía que aquella amenaza sur
tiría efecto.

Su madre había insistido en que, mientras estuvieran en Londres, no debería salir a ninguna parte sin alguien que la acompañara.

Murmurando algo entre dientes, Amy salió de la habitación y Davina se dirigió a su guardarropas.

Escogió su vestido más bonito, uno que ella misma se hizo y que lucía un polisón muy elegante.

También se puso un sombrero que hacía juego con el vestido y lo sujetó bajo el mentón con unas cintas.

Luego se miró en el espejo.

Hubiera sido difícil para cualquier hombre pensar que alguna otra muchacha podía mostrarse más atractiva o más bella. Davina estaba delgada por el mucho ejercicio que hacía en el campo.

Montaba los caballos de su padre y, después, a su regreso, ayudaba al viejo caballerango a cepillarlos.

Su rostro tenía la forma de un corazón y se hallaba dominado por dos enormes ojos grises, del color del pecho de...


Technik

Dieses eBook wird im epub-Format geliefert und ist mit einem Wasserzeichen versehen. Sie können dieses eBook auf vielen gängigen Endgeräten lesen.

Sie können dieses eBook auf vielen gängigen Endgeräten lesen.

Für welche Geräte?
Sie können das eBook auf allen Lesegeräten, in Apps und in Lesesoftware öffnen, die epub unterstützen:

  • tolino Reader
    Öffnen Sie das eBook nach der automatischen Synchronisation auf dem Reader oder übertragen Sie es manuell auf Ihr tolino Gerät mit der kostenlosen Software Adobe Digital Editions.

  • Andere eBook Reader
    Laden Sie das eBook direkt auf dem Reader im Hugendubel.de-Shop herunter oder übertragen Sie es mit der kostenlosen Software Sony READER FOR PC/Mac oder Adobe Digital Editions.

  • Für Tablets und Smartphones: Unsere Gratis tolino Lese-App
         

  • PC und Mac
    Lesen Sie das eBook direkt nach dem Herunterladen über "Jetzt lesen" im Browser, oder mit der kostenlosen Lesesoftware Adobe Digital Editions.

Die eBook-Datei wird beim Herunterladen mit einem nicht löschbaren Wasserzeichen individuell markiert, sodass die Ermittlung und rechtliche Verfolgung des ursprünglichen Käufers im Fall einer missbräuchlichen Nutzung der eBook-Datei möglich ist.

Bitte beachten Sie: Dieses eBook ist nicht auf Kindle-Geräten lesbar.

Ihr erstes eBook?
Hier erhalten Sie alle Informationen rund um die digitalen Bücher für Neueinsteiger.

Mehr aus dieser Reihe

zurück
Un Matrimonio Inesperado
eBook epub
von Barbara Cartland
El sueño maravilloso
eBook epub
von Barbara Cartland
La Bella Indómita
eBook epub
von Barbara Cartland
Los Caminos del Amor
eBook epub
von Barbara Cartland
Odio A Prima Vista
eBook epub
von Barbara Cartland
vor
Servicehotline
089 - 70 80 99 47

Mo. - Fr. 8.00 - 20.00 Uhr
Sa. 10.00 - 20.00 Uhr
Filialhotline
089 - 30 75 75 75

Mo. - Sa. 9.00 - 20.00 Uhr
Sicher & bequem bezahlen:
Bleiben Sie in Kontakt:
Hugendubel App
Zustellung durch:
1 Mängelexemplare sind Bücher mit leichten Beschädigungen, die das Lesen aber nicht einschränken. Mängelexemplare sind durch einen Stempel als solche gekennzeichnet. Die frühere Buchpreisbindung ist aufgehoben. Angaben zu Preissenkungen beziehen sich auf den gebundenen Preis eines mangelfreien Exemplars.

2 Diese Artikel unterliegen nicht der Preisbindung, die Preisbindung dieser Artikel wurde aufgehoben oder der Preis wurde vom Verlag gesenkt. Die jeweils zutreffende Alternative wird Ihnen auf der Artikelseite dargestellt. Angaben zu Preissenkungen beziehen sich auf den vorherigen Preis.

4 Der gebundene Preis dieses Artikels wird nach Ablauf des auf der Artikelseite dargestellten Datums vom Verlag angehoben.

5 Der Preisvergleich bezieht sich auf die unverbindliche Preisempfehlung (UVP) des Herstellers.

6 Der gebundene Preis dieses Artikels wurde vom Verlag gesenkt. Angaben zu Preissenkungen beziehen sich auf den vorherigen Preis.

7 Die Preisbindung dieses Artikels wurde aufgehoben. Angaben zu Preissenkungen beziehen sich auf den vorherigen Preis.

11 Bestellungen ins Ausland und der DHL-Paketversand sind von der kostenfreien Lieferung ausgeschlossen.

* Alle Preise verstehen sich inkl. der gesetzlichen MwSt. Informationen über den Versand und anfallende Versandkosten finden Sie hier.